Entradas

Mostrando las entradas de abril, 2009

Malas influenzas

-¡Señor Presidente! ¡Señor Presidente! ¡Se acaba de morir una señora en Oaxaca!

-Ajá...- Dice el interfecto, mientras lee las cifras de muertos por el narco en lo que va del año, cosa que le pone a hervir el buche porque no lo hace quedar bien ante nadie.

-Si Señor... ¡fíjese que dicen que tosió hasta el hígado!- Dice el fulanito que le trajo la noticia, tratando de recuperar el resuello.

-¿Y yo la conocía? ¿Era mamá de alguno de los Secretarios o pertenecía al SNTE?- Pregunta un tanto intrigado.

-No Señor, era una de tantas...- Contesta rápido como para restarle importancia.

-¿Sábes cuantas personas "de tantas" mueren a diario en este país -y en otros-?- Responde como para hacer patente que se entera de todo.

-Si, desde luego Señor, pero dicen que se murió rete raro... que era como influenza... pero muy rara...- Dice en tono de chisme, intrigoso.

-¿Era adulta en plenitud?- Inquiere el presidente.

-¿Una qué? Ahhh... ¡No! No era viejita...

-¡Zopenco! En este país no hay viejitos... só…

Amor en los tiempos de -la puerca- influeza

Ni como quedarme atrás, por más que traté de evitarlo he tenido que caer en el lugar común. Después de todo, no se habla -o escribe- de otra cosa, no dudo que dentro de poco lo estaremos oyendo de labios, acordeones y cornetas de alguna banda "grupera".

La influenza porcina está en México y no conforme con agredir al país, a sentado sus reales -posaderas supongo- en la Ciudad de México. Siempre pensé que si se quería exterminar a mucha gente, esta ciudad sería el lugar ideal, de entrada por la calidez de sus habitantes, no importa si es la primera vez que te encuentras con el primo de un amigo de la tía de una vecina de tu abuela, lo más seguro es que te despidas con un fuerte apretón de manos, un abrazo, un beso a la acompañante y mandando saludos a toda la familia. Si viajas en transporte colectivo, sabes lo que es una aglomeración -aunque no entiendas el significado-, la vives a diario y te regodeas en el hacinamiento. La de México, es una ciudad cómplice del tacto, de hab…

Raspados

Si los hados lo permiten, hoy si estaré en

http://www.quiteloudfm.com

A las 7 pm -hora de la Cd. de México, en Todo es Tentativo, sin el buen Bodoque, pero con Manuel García Estrada como invitado...

Acompáñennos!

No medito -ni por encimita-

No hay nada que más me sorprenda que escuchar a alguien decir que puede poner la mente en blanco para meditar. Me pregunto, cómo lo hacen? De qué oscuro secreto echan mano para lograr esa elusiva tarea. Paciencia, me dicen y me miran como si fuera algo que puedes conseguir en el súper a costos nimios.

-Buenas, paciencia?-.
-S'ire, ahí en el pasillo cuatro, juntito de las cajas de "klinetz"-.

No soy paciente, debo confesar, desde luego que si la paciencia fuera un producto en venta, sería adicto a ella. Gastaría más en comprarla, que en cualquier otra cosa!

Después me entero que no sólo necesita ir uno armado de paciencia, que debe tener, también, dedicación y constancia. No recuerdo haber firmado de recibido por ninguna de las dos. Por lo tanto... carezco. Y por lo que sé, tampoco las encuentras en el súper. Son de esos extraños conceptos que se vuelven más etéreos con el tiempo. Entre más tratas de entenderlos, más se parecen a las matemáticas. Tal vez ahí radica todo mi pr…

El Picahielo

"También tu, nacido de la tierra, eres un estúpido por confiar en un demonio y cabalgar una yegua de humo y noche. Lo que los demonios aman acaban por matar, y los dones de los demonios son sólo burlas. Marcha hacía la nada sobre un caballo que se desvanece, pues tus sueños te traicionarán".

El Señor de la Noche
Tanith Lee

16 de abril...

A mi que me importa que llegue Obama, tampoco si la nena podía tirar aviones a su entero antojo... Este día es para mi sagrado, así que manden lo que quieran, yo estaré pensando en otra cosa.

En 1936, el 16 de abril, nació mi padre.

Este el décimo año que no puedo abrazarlo, ni verlo apagar las velitas en su pastel.

Aunque no fuimos un padre y un hijo ejemplar -de esos irreales que sólo existen en la ficción-, la vida nos dió bastante tiempo para limar asperezas y aprendimos a querernos a pesar de nuestras grandes diferencias.


Vaya un fuerte abrazo para tí gordo, te recuerdo y te extraño.

La maldición

Cerró la puerta despacio, como si el crujir de la misma le provocara placer. Lentamente se despojó de sus ropas mientras un tímido rayo de luz de luna se filtraba por la antigua ventana. Con mayor serenidad comenzó a encender, una por una, las velas que le rodeaban. Caminó con sigilo sobre las viejas duelas, que rechinaban quejosas a cada paso que daba. Se detuvo y se postró en el empolvado suelo y sus oraciones rasgaron con desesperación el silencio de la noche.

Una vez de pié, descubrió un enorme espejo empañado que sólo reflejó el silente rayo de luz lunar y las moribundas velas humeantes. Maldijo por diezmillonésima vez al tiempo que cubría el viejo espejo y, transformándose en un enorme murciélago, se alejó volando hacía la noche.

Ambigua

Era una mujer muy mala para ser princesa y muy hermosa para ser bruja; muy serena para ser política y muy seca para ser poetiza; muy ruda para maestra y muy sutil para policía.

Harta de su ambigüedad, se tiró al mar, pero resulto muy hueca para hundirse.

Aun se le ha visto flotando sobre las corrientes alrededor del mundo maldiciendo su destino.

Rupert

Rupert no era como los demás príncipes, no cazaba dragones, no comandaba un ejercito y mucho menos peleaba en guerras. Rupert cantaba, componía música, sembraba flores y acariciaba venados. Era vegetariano, hacia ejercicio, muy ordenado y pulcro. Arrancaba suspiros y generaba envidias.

El rey lo ignoraba, la reina, condescendiente lo toleraba y la corte entera se reía a sus espaldas.

Un día, mientras paseaba con los animalitos del bosque, encontró el amor y en ese momento se selló su destino.

Las princesas de cuentos, muertas de celos contrataron a todas las brujas para matarlo, pues había robado el corazón del príncipe azul.

Raspadota!

Eso me pasa por hocicón!

Ahí está uno con las mejores intenciones, con la mejor disposición... y todo para qué?

Desde temprano discutimos que tema tratar, yo me inclinaba por uno, el Bodoque no lo veía con buenos ojos -y no porque siempre los tenga irritados por sus múltiples alergias-, ya que pensó que era muy largo, y sabe muy bien que con mi verborrea, un tema largo lo puedo hacer eterno. Dios nos crea y nosotros nos juntamos... Qué bendición tener al Bodoque como compañero en la aventura de la radio por Internet. Si hay alguien que sin mayor aspaviento me puede regresar a la tierra sin mayores contusiones, es él. Quienes me han escuchado estando solo en cabina, saben lo que son las divagaciones absurdas a las variaciones de cualquier tema.

Finalmente un rayo de luz iluminó al Bodoque y al comentar el tema, nos pareció excelente, buscamos la música ideal -no sin discutirla durante un buen rato-, discutimos cómodamente la forma de tratarlo y nos sentimos preparados para llegar a hacer …

Raspados

Hola! Nada más el recordatorio de que todos los lunes a las 7 pm (hora de la Ciudad de México), por :

http://www.quiteloudfm.com

Estamos Adrián Casas -El Bodoque- y yo -El Capitán Frío, en el programa Todo es Tentativo.

Espero que tengan la oportunidad de acompañarnos.

El Picahielo

El mínimo es lo menos posible, pero tolerable...

Hace 39 años...

Imagen
... La paz de mi hogar se vio violentada. Un nuevo llanto rasgo la tranquilidad de nuestras vidas.

Un albondigóngüerejo y colorado llegó a nuestras vidas y muy ufano se estacionó en ellas. Así es, hoy es cumpleaños de mi hermano, Miguel Ángel, que sin dedicarse a la pintura llenó de color nuestras vidas. No era muy platicador, de hecho, le tomó un buen rato hablar, cosa que para un niño que hablaba hasta por los codos, como yo, era un tanto desesperante. Pero ya que lo hizo, no dejó de hacerlo... no por nada está frente a los micrófonos de MVS desde hace años!

Sus primeras acciones fueron un tanto... digamos... subversivas. No dejó títere con cabeza, ni vaquero, ni figurita de porcelana, cosa que a mi mamá le ayudo a tener que pintarse el cabello. Colecciones enteras de álbumes fueron destrozadas, figuritas de Disney volaron por las ventanas, la pobre Carmela -su nana- debió unirse a algún equipo olímpico, pues más tardaba en subir las escaleras que Miguelito en arrojar alguna otra cosa…

El Picahielo

Ellos ya lo sabían cuando nosotros apenas empezábamos a sospecharlo...
Víctor Manuel FernándezPatiño
-Capitán Frío-

Paladín

El silencio era ensordecedor, llevaba más de diez minutos ahí, olisqueando el aire, sin moverse. El viento no soplaba en ninguna dirección, parecía que el mundo entero se había detenido en ese momento. Sabía muy bien que si el no lo olía, él tampoco podía hacerlo.

Gruesas gotas de sudor frío recorrían su cuerpo haciendo que sus ropas de lino blanco, ahora marrones por el efecto de la herrumbre y de los meses sin cambiarse, se pegaran a su piel de forma molesta y agresiva. La armadura lucía opaca, abollada, llena de lodo y óxido. El casco hacía semanas que había desaparecido y la capa no era más que un trapo desgarrado que se pegaba revuelta sobre la armadura.


Entrecerrando los ojos, irritados por el sudor y el inclemente sol, trató de distinguir alguna forma dentro de las ruinas que se alzaban ante él. Su rizado cabello caía en gracientos gajos sobre su cara y se enredaban sobré la hirsuta barba sucia y descuidada que cubría su rostro ajado, amarillento, con manchas de rojo subido por l…

De paso

Estaba ahí, solo, consumiendo su vida en cortos sorbos de una humeante taza, a su alrededor la suerte unía y desataba lazos. Sopeaba en silencio el amor y el odio de forma indistinta mientras las luces del lugar lo tocaban todo, menos la oscuridad en su alma.

Con una mirada torva apuró su ya helada taza de hastío y comenzó a fundirse con el olvido y como la lluvia en un cálido día soleado, no dejó rastro de su estancia, sólo una silla vacía y un cigarro que, entre girones de humo, agonizaba.

El escape

Con un visible y doloroso esfuerzo comenzó a desprenderse del lienzo, respirando con dificultad y con muy pocas fuerzas logró arrojar el vidrio que la aprisionaba.

Atónita, la nutrida concurrencia, miró su gran proeza de fuerza y voluntad sin poder hacer nada ante la sorpresa.

Ella, apenada, sacó su antiguo zapato del plato de sopa de una mujer salpicada de grumos que gritaba histérica. A toda prisa sacudió su vaporoso vestido y corrió libre hacía la calle, dejando atrás su silueta desgarrada entre tela, óleo y madera.

El Picahielo

Qué le dijo Dimas a Gestas?
Me las das o me las prestas!
-Vulgaridades de Semana Santa-

La forma verdadera de demostrar amor...

Conocí a Maripily hace muchos años, demasiados diríamos los dos en un absurdo afán de negar que el tiempo pasa y deja huella.

No perderé el tiempo en contarles intimidades de nuestra simbiótica relación, ya que no es de eso lo que quiero hablar, aunque pediré disculpas por adelantado ya que inevitablemente terminaré haciéndolo. Rápidamente les diré que como en todas las amistades siempre hubo -hay y habrá- diferencias, acuerdos y desacuerdos. Compartimos tiempo, espacio, tareas, deseos, miedos y esperanzas. Sin saberlo puse en práctica su máxima enseñanza, la tarde que le confesé la verdad de mis sentimientos y mis preferencias (haciéndola la primera persona que escuchó eso de mis propios labios). Días más tarde ella arremetió y su confesión me dejó helado, pero afortunadamente la fuerza de nuestro cariño superó los conflictos, aunque generó otros, pero la verdad me da fiaca y no me extenderé de ese lado.

Ninguno de los dos lo sabíamos y sin embargo cumplíamos a pie juntillas la forma v…

Gotitas de limón

Hoy fue un día de "esos", donde los recuerdos se agolparon sobre mí y lentamente nublaron el horizonte, anunciando una tormenta que parecía no llegaría nunca. Las memorias, cargadas de electricidad y humedad, se arremolinan y amenazan con soltar su furia, qué la podía desencadenar? Una canción, una palabra, un sabor, un color, una foto...

Es cierto, nunca sabré con certeza, fue la foto del perro qué teníamos cuando niños? Aquella paleta de mango? El áspero o suave sonido de una palabra que no escuchaba en años? El tono exacto de un color largamente olvidado? O fue el simple estribillo de una canción que me ensordeció en un vagón del Metro?

El chiste de esto es que, sin darme cuenta, de mi cerebro escapaban las memorias y comenzaron a condensarse lentamente durante el día -y seamos francos, con un calor endemoniado como el de los últimos días, no es extraño que suceda y más cuando uno está encerrado en un cuartito de dos por dos-, todos pudieron ver la capa grisácea y vaporosa …

Seré capaz?

El reto está...

Escribir diariamente -ja ja!-

Por lo menos, dos o tres veces por semana -mucho más realista-.

Me aterra volcar mi mente en estos rollos, es ese miedo a que se quede completamente vacía, pero afortunadamente siempre hay algo para rellenarla. Creo.

No temo a las palabras habladas, esas vuelan con el viento y se funden con el entorno, las palabras escritas echan raices, se fortalecen con el tiempo y son verdaderas columnas que sostienen tu pensamiento, y serán la fortaleza de tus acciones. Una desventaja es que podrán ser -también- el ancla que te impida dejar el puerto.

Pero nunca he sido reconocido por mi permanencia, ni por atarme a una sóla idea... así que ya veremos!

Me acompañan?