Entradas

Mostrando las entradas de agosto, 2009

La Vida Moderna I -Malditos investigadores-

Después de un mes y medio de bloqueos mentales y exceso de trabajo, regreso a la Pared de hielo, a ver que pasa.


Hoy, mientras nos poníamos de acuerdo para ir a comer, Adrián y yo nos pusimos a pensar en lo mucho que ha cambiado la forma de ver la comida en los últimos años. La comida, esa deliciosa fuente de energía para nuestro cuerpo. Ese combustible que nos ayuda a vivir, a enfrentar las vicisitudes cotidianas, que nos permite luchar, descansar, huir, dormir, pensar, aprender, estudiar, investigar, jugar, planear, ligar, trabajar, fornicar, crear, procrear, recrear, parrandear, ejercitar... y, si, hasta pendejear. La comida... de origen animal y vegetal -si no me equivoco, del reino mineral nomás la sal y algunos aditivos más modernos... pero igual y no y vivo equivocado-, ese exquisito manjar que ha evolucionado con nosotros desde un trozo de carroña cruda y algunas hierbas arrancadas con descuido, a extraordinarios guisos y platillos que pueden costar el producto interno bruto…