Entradas

Mostrando las entradas de septiembre, 2010

La Vida Moderna -flores secas-

Entró a trabajar como un favor que le debían a su esposo. Una plaza de base sindicalizada. O sea, cayó en blandito. Nunca destacó como alumna, como esposa o como madre. Comenzó a destacar por ser una perfecta inútil, ociosa y conflictiva. Eso si, siempre llegó media hora antes y siempre logró que le firmaran horas extras.

Sus días transcurríeron grises en su apagado rincón detrás de su escritorio. Nunca sirvió para nada, no era bella, no tenía un cuerpazo, su voz era tipluda y desagradable, sus preguntas tontas y sus consejos malos.

Odiaba en secreto a todas las mujeres que la rodeaban, porque sonreían, porque eran felices o simplemente porque estaban vivas. Ella era una sombra, una mancha en la alfombra, la calcomanía fea que nadie quiere quitar de la puerta o del vidrio, el pedazo de una torta sin acabar, ya seca y con el relleno descompuesto, que nadie se atrevía a tirar a la basura, por eso la dejaban ahí. Y ahí, en su oscuridad lóbrega, odiaba. Su coraje burbujeaba, la secaba le…

La Vida Moderna -dios-

Entre coros celestiales se encuentra el trono de...

Yo soy el Señor tú Dios...
-Si, ajá... maxibig da god... ajá... (Bostezo)

No tomarás mi nombre en vano...
-Si nos dijeras como te llamas por lo menos... Pero eres "el señor"... El señor qué? Smith, Al Hasrid, Pérez... Leví?? (Rasca, rasca)

No pondrás a otros dioses ante mí.
-O sea que sí existen otros Dioses, eh?? (Dedito acusador)

Ejem... -coff- Amarás a Dios sobre todas las cosas.-Para amar a dios, debo estar como María Pleasing? (encima de todas las cosas...) Que hueva, eh? Me cae. (Menea cabeza)
Tonto... Santificarás las fiestas.
-Incluso las "non santas"? (Sonrisa pícara)

Honrarás a tu padre y a tu madre.
-Ni que tuvieras que decirlo... Aunque te diré, sólo si se lo merecen no? O qué? Te da miedo que si uno juzga a los padres pueda uno terminar juzgando a dios? (Pica nariz)

Por supue... Claro que no! A Dios no puedes juzgarlo, está/estoy muy por encima de tu pequeña mente, Por eso te digo como es que debes vivir... Por…