Entradas

Mostrando las entradas de marzo, 2015

16 años sin papá

-Me voy a morir -dijo haciendo a un lado la taza de café-, me equivoque con las pastillas y no sé qué me pueda pasar.
Lo miré con la misma condecendencia de todas las veces anteriores que me había dicho que se iba a morir y le sonreí.
-Hijo, es en serio -su rostro había cambiado ligeramente-; no sé cuantos días llevo tomando las pastillas mal. Algo me va a pasar.
Discutimos la importancia de ir al médico y explicar lo sucedido, pero no logré convencerlo, tenia muchas cosas que hacer en la capilla cercana a la casa y sus clases de pastoral y todo lo todo que tiene que hacer una buena persona con una histeria rampante para ignorarse a sí mismo. Así, el martes nos despedimos para ir a dormir.
-Hijo -me llamó cuando me dirigía a mi recámara-. Te va a tocar todo solo, no pierdas la cabeza ni la calma.
El miércoles y el jueves fueron tranquilos, para el estandar de la casa; mi mamá estaba en Guadalajara cuidando a mi abuela después de una cirugía de emergencia. Los planes eran simples, el vierne…