Entradas

Mostrando las entradas de 2014

La Vida Moderna -De gustos, opiniones, críticas, agresiones y debates-

gusto.
(Del lat. gustus).

3. m. Placer o deleite que se experimenta con algún motivo, o se recibe de cualquier cosa.
4. m. Propia voluntad, determinación o arbitrio.
5. m. Facultad de sentir o apreciar lo bello o lo feo.
10. m. Manera de apreciar las cosas cada persona.
11. m. Capricho, antojo, diversión.
12. m. Afición o inclinación por algo.

El gusto es algo íntimo, único, aunque coincida con millones. Tan especial que, a veces, ni en la misma familia hay dos personas con gustos iguales. Es infinitamente diverso, sabores, colores, historias, política, música, cine, pintura, ciencia, físico, sexo, etc. Se disfruta tanto que deseamos compartirlo y unirnos a los que les gusta lo mismo; por eso nos contraría encontrar a personas (bestias salvajes, bárbaros) a las que nuestro gusto les parece extraño. Hablar primores de nuestro gusto, de por qué debe ser aceptado, o el imponerlo a otros es un yerro absoluto,  es imposible saber lo que siente el otro al preferir algo y los niveles de placer que o…

La Vida Moderna -Mentiras verdaderas-

No es un secreto que me molesta que se satanize al "bullying" porque desde tiempos inmemoriales la condición humana siempre le carga la mano al más débil, al mas gordo, al más llorón, al más pazguato, etc. En mi travesía por la vida escolar, desde el kinder hasta la universidad fui víctima de chavos más cabrones, en montón (como buen ser humano) molesté a otros más mensos (a veces haciendo esa profunda pregunta a los dioses, ¿somos hombres o animales?) y, al final, a puño cerrado defendí mi condición y me gané el respeto de algunos (más animales que yo) que no entendieron que ya no era chistoso seguir fregando. Parece mentira, pero ciertas acciones y reacciones son necesarias para el fortalecimiento del carácter (que ninguna mamada new age puede superar), no puedo imaginarme para dónde van las sociedades actuales con tanta prohibición del espíritu fregativo humano, como si fuera algo ajeno, como si la historia de guerras y violencia del humano desapareciera con sólo volverse…

La increíble y triste historia del cándido Capitán Frío y los extorsionadores desalmados...

Hoy 14 de agosto de 2014 hago constar que alrededor de medio día, después de pasar una mañana poca madre en la ceremonia de premiación de un concurso de pintura -del cual fui juez-, al dirigirme a mi oficina en las instalaciones de Metro Balderas, dirección C.U., dos fulanos se me acercaron y a gritos me pidieron que regresara lo que le había robado al más viejo (un anciano con cara dulzona, bigote canoso, cachucha y ojos claros) o me iba a llevar la chingada; esta amable petición era hecha por una especie de troll prófugo de la película del Hobbit pero en feo.

El tren iba entrando a la estación, yo traía los audífonos puestos, la gente se acercaba a la orilla del andén para entrar a los vagones y este par de angelitos aprovecharon el momento pensando que tenían en mí a la víctima ideal -o sea, mi carita de pendejo no me ayuda me cae- en el momento perfecto.

CORTE

Ayer, precisamente, hablábamos de cómo sería nuestra reacción ante bromas tipo onda cámara escondida o entrevistas callejeras…

¿...y si ganan?

En nuestro país, durante el tiempo del mundial, se separan parejas, se dividen familias y se acaban amistades. El honor de la nación yace en el esférico (palabra mamona para sustituir "el balón") que será pateado hasta el cansancio por los muchachos de la selección quienes tienen la dicha de tener los ojos, cerebros y corazones de, mínimo, cien millones de mexicanos pendientes de ellos.

Históricamente enfrentamos la triste realidad de todas las veces que hemos estado cerca, de lo mal que nos tratan los árbitros vendidos, de las malas condiciones de las canchas, de lo agresivo que era el público, de lo raro que era el balón y bueno, los pretextos sobran para enfrentar las derrotas de las selecciones nacionales a través de los años y, en el proceso, aliviar el dolor que les deja ese hueco de ausencia de triunfo a los millones de aficionados que, cada cuatro años, religiosamente se venden a las empresas que patrocinan a las selecciones; mismos que levantan el puño en señal de o…

La Vida Moderna -la hueva-

hueva. (Del lat. ova, pl. n. de ovum).
1. f. Masa que forman los huevecillos de ciertos pescados, encerrada en una bolsa oval. 2. f. coloq. Guat. y Méx. pereza (‖ negligencia).

La hueva es pereza, sin duda alguna, la negligencia no, eso es política (de esa de políticos y de la otra la que dice que es algo que se hace en un lugar, típico "es política de la empresa..." onda por ahí, o sea que la negligencia es política de los políticos, de los burocratas, de los bancos, de algunos sindicatos y de muchas otras cosas que por hueva y mala memoria -nunca por negligencia- no traigo a colación).
Es cosa de dioses eso de la hueva, también de humanos y de animales, la negligencia es cosa de seres inferiores y objetos sin ánima. Dicen que al dios que hizo su Tierra en una semana le ganó la hueva al séptimo y se tiró a roncar sin procuparse (claro, el muy huevis estaba solapa, como ni madre tuvo, no hubo quien le dijera "¿qué haces ahí echadote?"); no es de extrañarse, de ser ciert…

La Vida Moderna -Facebook-

Originalmente Facebook era un sitio de estudiantes de la Universidad de Harvard para que estos compartieran ideas, gustos y sentimientos, nadie se imaginaba la trascendencia que tendría en pocos años, especialmente al abrirse al mundo y a cualquier araña con correo electrónico; así los primeros ajenos a Harvard  fueron, tal vez,  los mejores y lejanos amigos, los parientes y después los desconocidos que, un tanto jariosos, se empezaron a dar cuenta que había algo más que simplemente enviarse vasitos de yogur, café o flores en la madrugada. Se podia calificar a los(as) solteros(as) más guapos(as), comprar a tus amistades y ofrecerlas como regalos. La idea original era compartir cuantipendejada se le pudiera ocurrir a un alumno desvelado (los ya viejitos en esto podremos recordar cuando jugábamos a peleas de vampiros, zombies y hombres lobo, mandarnos regalos de comics, flores y tanta tarugada que uno pudiera encontrar) o sea, una herramienta lúdica y de compañía para los eternos moment…

La Vida Moderna -de a Madres-

México es un país de madres, en donde el padre es un mero pretexto. Es algo completamente simple y palpable en la cotidianeidad de la existencia mexica, basta ver qué templos reciben más visitas, ¿los de san José o los dedicados a la virgen María?
En una revisión generalizada -como encuesta presidencial-, vemos que la mayoría de las familias rinden culto a la madre, a la abuela y, después, al padre -no importa cuantas veces el padre despeine a la madre o se la miente delante de la propia-. El padre a su vez, rinde culto a su propia madre, realmente son muy raras las familias patriarcales -y aunque lo sean, no importa que tan rebajada o amagada viva la madre, es ella la que se lleva el culto completamente- ya sea por una presencia impositiva del padre o la ausencia de la madre.
En este marco, lo que realmente construye al pueblo mexicano, es el mamar -de andar tras la madre y no sólo de chuparle la teta-, todas las fallas y los aciertos de éste son gracias o por culpa de una -mucha o …

La Vida Moderna -Normal-

Latin Etymology: From norma (“carpenter's square”). Pronunciation: •(Classical): /norˈmaː.lis/ Adjective: normālis m, f (neuter normāle); third declension 1.perpendicular, square, with right angles 2.normal Inflection: Third declension, neuter nominative singular in -e.
norma. (Del lat. norma, escuadra).
1. f. Regla que se debe seguir o a que se deben ajustar las conductas, tareas, actividades, etc. 2. f. Escuadra que usan los artífices para arreglar y ajustar los maderos, piedras, etc. 3. f. Der. Precepto jurídico. 4. f. Ling. Conjunto de criterios lingüísticos que regulan el uso considerado correcto. 5. f. Ling. Variante lingüística que se considera preferible por ser más culta.
normar.
1. tr. Dictar normas. 2. tr. Cuba y Méx. Sujetar a normas.
...y con esta empiezan los problemas...
normal. (Del lat. normālis).
1. adj. Dicho de una cosa: Que se halla en su estado natural. 2. adj. Que sirve de norma o regla. 3. adj. Dicho de una cosa: Que, por su naturaleza, forma o magnitud, se ajusta a ciertas normas f…

Algo está podrido... (6)

Dicen que hablé con una articulación clara, pero con marcado énfasis y apasionada prisa, como si temiera una interrupción antes de concluir las breves pero densas frases que me entregaban al verdugo y al infierno.
Después de relatar todo lo necesario para la plena acusación judicial, caí por tierra desmayado.
Pero, ¿para qué diré más? ¡Hoy tengo estas cadenas y estoy aquí! ¡Mañana estaré libre!Pero, ¿dónde?

The Imp of the Perverse


Edgar Allan Poe 


Traducción de Julio Cortázar



En los 80, un cómic best seller, a nivel mundial, generalmente superaba los 450 mil ejemplares (a un costo aproximado de 75 centavos de dólar), uno con ventas sanas estaba alrededor de los 250 mil y, generalmente, se cancelaban las series al bajar de los 150 mil. Los números se confirmaban con la devolución de los ejemplares no vendidos. Actualmente se anuncia con trompetas los best sellers que tienen números máximos de alrededor de 125 mil unidades, las ventas saludables se encuentran entre los 30 y 60 mil y se can…

Algo está podrido... (5)

"—Minino, minino... —llamó Alicia tímidamente, sin estar muy segura de si al gato le gustaría que le llamasen—. ¿Podría decirme, por favor, por qué camino debo seguir?
—Eso depende, en gran parte, del sitio a donde quieras ir —repuso el gato.
—No me importa mucho donde sea... —declaró Alicia.
—Entonces no tiene importancia el camino que sigas... —contestó el gato.
—...siempre que llegue a alguna parte —agregó la muchacha, como para completar la explicación.
—Puedes estar segura de eso, siempre que camines lo suficiente —declaró el minino."
Alice in Wonderland
Lewis Carrol


Finalmente Marvel y DC habían encontrado en los fans, adolescentes y adultos jóvenes, sus gallinas de los huevos de oro, ya no habría tanta restricción a sus productos. No importaba qué o cómo les vendieran, siempre estaban ahí; las historias interconectadas, especiales, anuales, eventos anuales de verano, tarjetas, posters, estatuas, figuras de acción (pecado llamarles muñecos o monitos), juegos, escuditos, gorras…