Entradas

La Vida Moderna -Lo mas importante-

Como siempre, la ilación empieza en donde menos lo espero, estoy paseando mis ojos y mi poca atención de la tv a la pantalla de mi teléfono inteligente y de vuelta. Cinco asnos se disputan el deseado puesto de presidente de mi país y me hacen sentir desesperanza; la gente en las redes sociales se desgañita defendiendo lo indefendible. Entiendo que algunos conocidos defiendan a su candidato, siempre han tenido su huesito con él y esperan que, ahora sí, se le haga la grande y puedan tener su huesote, obvio no lo dicen así y hablan de justicia y bienestar y pueblo bueno y mafia del poder y tipo así; cuántos más no estarán esperanzados en lo mismo con otros candidatos, esperanzados en el negocio de sus vidas por seis años. En fin... mi mente se desliga de tanta pendejada y me obliga a preguntarme por qué cada uno piensa que sus razones son las justas, por qué su candidato es el bueno, por qué su visión es la válida, por qué cada uno de ellos es el más importante.

Me desprendo, mi pregunta…

La Vida Moderna -¿Lados?-

Imagínate una sociedad absolutamente igualitaria, en donde la única diferencia entre hombres y mujeres fuera parir.
Yo no estoy en contacto con "mi lado femenino", ni siendo gay porque no tengo lados... soy esférico (más allá de lo gordo). Soy humano.
Para mí la cosa es muy simple, el ser humano tiene una necesidad por comprender y para hacerlo necesita clasificar de forma compulsiva, dividir, subdividir y etiquetar todo lo que le rodea, lo que le importa, lo que necesita y lo que es él en sí mismo. Por la forma en que aprendemos y funcionamos siempre es más fácil comparar; juntamos lo que se parece y separamos lo que no es igual, lo bueno y lo malo, lo útil y lo inútil, el blanco y el negro, masculino y femenino, creando "reglas" y "normas" que deben encajar perfectamente en estas divisiones y sus correspondientes etiquetas, siempre arbitrarias para el "orden natural" (inventado por nosotros, a la naturaleza le vale madre el orden) pero lógicas…

La Vida Moderna -libertad prensada-

"Porque en esta casa queremos libertad de prensa, y no libertad prensada.¿Me oís?"
Mafalda a su madre
Quino

Mientras más caminamos hacía adelante, indudablemente más nos acercamos al pasado; y no hay pasado bonito, sólo visiones románticas sobre éste (dependiendo de lo que se quiera resaltar del pasado y de la agenda del resaltante). Pareciera que el estudio de la historia ha sido sustituido por un reimaginarla de continuo, a conveniencia de las necesidades del presente, para cubrir con un velo agradable los aspectos más siniestros, dolorosos e incómodos de un pasado inamovible (sí, es muy cierto que la historia la escriben los vencedores, pero también corresponde un porcentaje a los vencidos y a los resentidos y a los que esperan ganar algo cambiando algunos pormenores y, desde luego, a los estudiosos). La culpa blanca podríamos llamar, a riesgo de sonar muy políticamente correcto, a esa necesidad de ciertos grupos de sacudirse de encima el pasado de racismo, discriminación, …

La Vida Moderna -The Last Jedi, instead of a new hope an old whimper-

"Es un período de guerra civil. Los comentarios en twitter, facebook y demás redes sociales de fans rebeldes, atacando desde sus bases ocultas, les han hecho creer que han ganado su primera victoria contra el malvado Imperio Disney.
Durante la batalla, los espectadores rebeldes lograron crear un desequilibrio por sus comentarios mordaces sobre la última entrega del Imperio, The Last Jedi, una película de fantasía con suficiente poder para hacer gastar dinero a un planeta entero.
Esperada por los siniestros fans rebeldes la película fue despedazada, ni la princesa Leia se salva de su furia por el simple uso de la fuerza para volver a bordo de su nave estelar, los fans custodios de los personajes esperan vencer a Disney para devolver la libertad a la galaxia ... "
De que los adultecentes hacen berrinche por algo se vuelven como perros de quijada trabada... No sólo no hacen un esfuerzo por entender algo sino que buscan en todos los milímetros de las cosas por detalles que les "…

La Vida Moderna -De dioses y demonios-

demonio
Del lat. tardío daemonĭum, y este del gr.bizant. δαιμόνιον daimónion. 1. m. diablo (‖ ángel rebelado). 2. m. diablo (‖ príncipe de los ángeles rebelados). EL demonio. 3. m. Espíritu que incita al mal. 4. m. Sentimiento u obsesión persistente y torturadora. El demonio de los celos. Los demonios interiores. 5. m. En la Antigüedad, genio o ser sobrenatural. El demonio de Sócrates. 6. m. Rel. En la doctrina cristiana, uno de los tres enemigos del alma.
Dioses y demonios hubo muchos y variados, con forma o sin ella, reinaron por milenios en la vida de los humanos, se impusieron unos a otros devorándose hasta quedar en pobres y  reciclados conceptos que la mente que los creó comenzó a desmitificarlos; la mente humana no se conformó con dogmas impuestos, buscó respuestas contundentes, exactas (o lo más exacto comprobable) se le llamó ciencia y se volvió el exorcista de dioses y demonios por igual. No fue una lucha justa, miles de años en el poder no se cedieron fácilmente -o mejor dicho, no …

Un caso de extravio

Odiaba todo.

Cada amanecer se entregaba a su amada rutina, tan pronto escuchaba la voz de su madre azuzando al perro a salir de la cocina, su odio despertaba y bostezaba con más fuerza que su propio cuerpo. Tirado en la cama, siempre ajeno a labores, tradiciones y necesidades, su pecho se henchía de placer al escuchar el llanto de su hermano pequeño, las quejas de las reúmas de su abuela, el mal humor de su padre, el frío que exacerbaba la pobreza de la familia entera. No había nada que no despreciara; a veces, mientras se sentaba a la vera del camino aborrecía al sol y a las nubes y a los autos que, completamente ajenos a su oscuridad, pasaban anónimos por la polvosa carretera.
Una tarde, sentado en su punto favorito, pasaba el rato odiando a una familia de patos que cruzaba la carretera cuando un auto se detuvo, de su interior bajó un hombre, viejo y corpulento, que a empujones lo arrancó de su asiento, de su vida aborrecida y lo llevó a otro mundo lleno de placeres y vicios, de ale…

La Vida Moderna -Sobreviviente-

"¡Ya me tienen hasta la madre con los simulacros y las conmemoraciones de su temblor del 85!", dijo un adolescente de 35 años (recordemos que la adolescencia actual va de los 12 a los 40 años) al iniciar septiembre en el comedor del trabajo, no hubo quien no riera y comentara anécdotas de sus familias y como ya los tenían hasta el copete con sus estúpidas historias del terremoto. Siendo el anciano que soy no tardé en decirles que no les había tocado vivir algo así y que hablaban sin saber; varios presentes me hicieron notar que, por edad, les había tocado el siniestro aunque no recordaban nada de ello. Eso hacía la gran diferencia, que posiblemente les tocó, pero no tenían la conciencia o la edad para darse cuenta de lo que había sido. Desde su plato de sopa, de nuevo el joven atacó con mordacidad quirúrgica y mantuvo a todos al borde de las lágrimas de risa burlándose de hechos que no podía -ni quería- reconocer como históricos ni importantes.

Pocos días después, la vida y …