La Vida Moderna -La solidaridad en tiempos de contingencia-

estupidez

De estúpido y –ez
1. f. Torpeza notable en comprender las cosas.
2. F. Dicho o hecho propio de un estúpido.

Nada  mejor  para   sacar   lo   peor de   las   personas   que   una   emergencia.   Sí,   siempre  tenemos el   recuerdo   de   aquel   terrible   terremoto   del   85   después   del   cual   los  habitantes   del,   entonces,   Distrito   Federal   nos   colgamos   mil   medallas   al   mérito  solidario   y   nos   autoconsideramos   el   pueblo   más   unido   del   mundo,   cosa   que   reforzó   la  siguiente   gran   tragedia   que   fue   el   Mundial   México   86.   Esa  palabra  que  Lech  Walesa  logró   llevar   a   la   cúspide   de   la   atención   mundial   al   llamar   así   al   primer   sindicato   libre  del   bloque   del   Este,   cuando   el   mundo   estaba   dividido   entre   buenos   y   malos  (afortunadamente   desde   entonces   ya   todos   somos   malos   y   no   hay   que   andar   con  pendejadas).  Esa   bella   palabra   que   lleva   intrínseca   la   idea   de   unidad   ante   una   empresa  común  –si   bien   no es  el   apoyo  a  los  que  menos  tienen,  a  ver   cuando  entienden  los  políticos   y averiguan  lo  que  significa  una  palabra  antes   de   secuestrarla   para   sus  programas   chafas-‐,     esa   palabra   que  parece  decir  “si  te  daña,  nos  daña   a   todos”   o  “tu lucha   es   nuestra   lucha”   y   demás   cursilerías   que,   gracias   a   las   redes   sociales,   a   los  partidos   políticos,   a   la   publicidad   y   a   los   movimientos   ciudadanos,   se   han   vuelto   más  manoseadas  y  baratas  que  algunas  “mercancías” del  Mercado  de  la  Merced.

Resulta   que   en   un   momento  coyuntural,   como   lo   es una   contingencia   ambiental en   una  mega  ciudad   como  la  de  México,   el   rencor   por   ser   castigado   en   lo   más   profundo   de   los  pitochico   (no   sé   que   metáfora  aplicaría  para   las   mujeres   en   este   caso   pocachiche?  Pocanalga?)   que   es   el   uso   del   automóvil   particular, palabras   como   solidaridad,   apoyo,  comprensión,   lógica,   inteligencia   y   algunas   otras   más   son   las   primeras   en   ser  desechadas   del   vocabulario   y   del   proceder de   los   afectados.   De   inmediato,   cualquier  Chencho   o  Chencha  se  consideran      atacados   personalmente   y,   después   de   desgarrarse  las   vestiduras,  de   cubrir   su cabeza  con  ceniza   –o  bien,  partículas  suspendidas  totales-‐  y   lamentar   semejante   tragedia   por   todos   los   medios   se   aprestan   a   lanzar   veneno  disfrazado   de   ideas   geniales   para   mejorar   la   calidad   del   aire   de   la   Ciudad   de   México, obvio,  sin  que  les  afecte  en  el   uso  de  la   extensión   más   importante   de   sus   cuerpos:   el  automóvil.

En  plena  convulsión  ante  la  noticia   la   primera   gran   idea   es   “por   qué   no   sacan de  circulación   al   transporte   público   que   contamina   tanto!”   Por   supuesto   que   contamina,  la   diferencia,   cuando   uno   lo   trata   de   entender,   es   que   un   camión   transporta,   digamos,  a  100   changos   de   un  jalón,  evitando  que  99  de  ellos circulen en  autos  propios.  Lo  lógico   sería   pensar   que   las   autoridades   encargadas   de ello, invirtieran  y  vigilaran  mucho  más  el  buen  mantenimiento  de  las  unidades   y   obligaran   al   cambio   de   modelos  cada   determinado   tiempo   para   mantener   el   servicio   actualizado   y   contaminando   lo  menos  posible.  

Ya  que   pasa  la  oleada  de   convulsiones,  los   afectados   entran  en  una  especie   de síndrome   de   abstinencia   en   la   que   sólo   pueden   ver   todo   lo   que   contamina   en   la  ciudad;   entonces   los   ven,   algo   que   está   a   diario   ahí,   pero   que   en   otros   momentos   no  les   hace   mella…Los   asqueroso   camiones   de   recolección  de basura  de  la  ciudad!   Sí,   esos  malditos   vectores   de   la   peste   y   el   mal,   deberían   desaparecerlos!   Estorban,  son  lentos,  echan   humo  y  son  un  asco.  Y  ahí va  el  pobre  Chencho  en  pesero,  aguantando   axilas  ajenas,   de   pie,   expuesto   a   cosas   que   no   son   de   dios   y   el   maldito   sistema   de   recolecta  anda   libre,   contaminando   a   gusto.      Esa   segunda   propuesta   es   de   vital   importancia,   que dejen   de   circular   esas   bestias   del   mal…   Total,   ni   falta   que   hacen,   qué   importa   si   se  acumula   la   basura   un   día,   dos   o   una   semana;   siempre   se   puede   quemar   o  tirar   en   el  lote   baldío.   Bueh…   Cualquiera   pensaría   que   hay   un   camión   de   basura   por   cada  ciudadano  para  poder   considerarlos   fuente   de   toda   contaminación,   si,   es   verdad,  comparados   con   los   suecos,   suizos   y   holandeses,   pues   sí,   nuestros   camioncitos   dan  pena   ajena,   pero,   también   sería deseable   que   las   autoridades   nos   dieran   un   mejor  servicio   de   limpia,   no   suspenderlo   para   que   unos   cuantos   millones   de   habitantes   de   la  ciudad  que nacieron  con   el   culo   pegado   al   auto   no   sientan   que   se   les   agrede   en   la   más  básica  de  sus  libertades.

Poco   antes   de   comenzar   a   hablar   solos,   los   Chenchitos   desesperados   se   lanzan   contra  los   transportistas   –que  si  bien  contaminan   que   da   miedo   por   las   mismas   razones   que  los   anteriores,  descuido   y   falta   de   mantenimiento,   sin   la   atenuante   de   ser   del   gobierno  y   la   burocracia,   no,   generalmente   son   empresas particulares   cuyos   dueños   prefieren  gastar   en   buenos   autos   que   mantener   útiles   sus   unidades,   y   con   unos   choferes   que  parece   que   los   consiguen   en   el   túnel   del   tiempo   y   entre   más   primitivos   mejor-‐   que  son  casi   lo   mismo   que   el   diablo   para   los   cristianos.   Sí,   la   ciudad   no   requiere   de   esos  camiones estorbando   y   echando   humo   por   doquier.   Qué,   las   vacas,   cerdos,   pollos      y demás  animales   muertos   que   comemos  a  diario   no  pueden  venirse   solos?   Que   los  materiales   de   construcción   tampoco?   Quién   necesita   que   se   surtan   supermercados   y  tiendas?   Es   mejor   poder   ir,   en   tu   auto   en   el   momento   que te   de   la   gana,   al   campo   a  comprar  verdura  y  fruta  en  Granjilandia  el  pueblo feliz  de  los  granjeros  alegres.

Justo   antes   de   entrar   en   total   modo   autismo,   exigen   las   cabezas   del   gobernador,   de   sus  achichincles,   juran   que   estaríamos   mejor   con   algún   otro   político,   sacan   de   internet  ejemplos   de   lo   que   otros   países   han   hecho   en   esta   materia   –generalmente   se   van   por  países   europeos   con  niveles   de educación  e   idiosincrasia   que  México,  no  sólo  la   ciudad  sino   todo   el   país   no   alcanzará   hasta   pasado   el   2135-‐   y   reviven   las   traumáticas  experiencias   de   los   primeros   años  del  Hoy  no  circula,  cuando  sus  papás  golpeaban  la  mesa,   sus   madres   lloraban   de   rodillas   frente   al   auto   estacionado   en   el   garaje,   sin moverse,   como   si   muriera   un   día   cada   semana,   recuerdan   con   pena   profunda cuando  se   compró  el   segundo   auto,   que   sustituiría   al   otro   pobre,   ese   coche   viejo   que  humillaba   nomás   de   verlo   –se   les   olvida   que,   seguramente,   para   muchos,   terminó  siendo   su   primer   coche   cuando   se   compró   el   tercero   por   cuestiones   técnicas   y   de  revisión   de   emisiones-‐,   se   les   escapa   de   la   mente   el   recuerdo   de   los   pájaros   muertos  en  otros  años,  de  las  prohibiciones  de  hacer actividades  al   aire  libre,  de  las  infecciones  de   ojos,   de   la   vulnerabilidad   de   ciertos   sectores   como   lo   son   los   niños   y   ancianos,   total,  qué   importa   si   les   pasa   algo,   que   no   salgan;   por   qué   afectar   el   sagrado  derecho  a circular  solos en  su  auto,  de   ir al  Oxxo   de   la  esquina   en  él,  de  salir  a   dar  vueltas  incesantes para  encontrar  espacio  para  estacionarse  en  esta  ciudad  insegura.

Que  difícil   e   injusto   es   tener   que   ir   hombro   con   hombro   con   desconocidos   nacos   en   el  sistema   de   transporte,   tener   que   subir   a   un   taxi   o   al   servicio   de   Uber   por   algo   tan   vano  como  una  contingencia   ambiental   que,   seguramente no   afectará   más   que   a   algunos  cuantos   que   ni   conocemos.   Desde   luego   que cuando  se  trata  del   auto   (las   medallas   al  mérito   solidario   siempre   se   guardan   en   el   closet   o   el   cajón   de   la   cómoda   o  de  plano  hace   algunos   años   que   se   empeñaron   para   comprar   otro   automóvil)   no  hay  un  nosotros,  solo  jodidos  sin coche   (pero  sueñan  con  tener   uno)   y  aristocracia  sobre  ruedas   (sueñan   con   tener   uno   mejor);   quién,   en   su  sano  juicio,  prefiere  ser   de  los  primeros,   si   hasta   un   auto   amarrado   con   agujetas   te   puede   dar   la   ilusión   de  pertenecer  a los  segundos.

La   gran   desgracia   de   la   Ciudad   de   México   no   sólo   está   en   su   gobierno sino también, en  muchos  de  sus  ciudadanos   que,   como   personajes   ambiciosos   y egoístas   típicos   de  película  de  desastre,  se  encargan  de  labrar   un  destino ineludible   sin   importar   a  cuantos  pueden  llevarse,   siempre   y   cuando   no   sea   dentro   de   su   coche,   que   se   lo  ensucian.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

La Vida Moderna -defensores de la familia I-

La Vida Moderna -defensores de la familia II-

La Vida Moderna -Chairo chaquetas-