Picahielos

Le pudo ver bien, de pie, junto a la chimenea y en ese momento creó mil excusas para disculpar su presencia frente a todos los invitados, pero no pudo enfrentar su desencanto al ver como se disolvía entre los ladrillos dejando sólo una sarcástica carcajada.

--------------------------------------------------------------------------------------------

Debo confesarte que yo guardo un secreto- confesó apenado.

Yo dos- confió ella, después de esa tarde no volvieron a verse.

--------------------------------------------------------------------------------------------

Antes de dormir, pudo ver al ángel posarse sobre el tejado de la casa de enfrente, maravillado comenzó a conciliar el sueño, mientras el alado intruso cantaba acompañado con los dulces sonidos de un arpa celestial.

Toda la semana duró la serenata y cada noche trataba de dormir mientras la celeste voz se fundía con la noche. Sus grandes ojeras causaban asombro entre los compañeros de oficina y alababan su dicha.

El sábado por la mañana, muy temprano, sonrió feliz mientras veía aletear al ángel mortalmente herido, después de dispararle antes de empezar a lavar el coche.

Comentarios

El Enfermo dijo…
Creo que estas loco de atar y tienes nutrias rabiosas en el cerebro. Pero bueno, claro, eso esta en el ADN de la familia.

Pero a pesar de eso, escribes cosas bien chidas Vic!
El Astronauta dijo…
El enfermo tiene razón. Escribes cosas muy bellas y de manera muy bella.
Capitan Frio dijo…
Muchas gracias! La verdad es que si creo estar bastante lurias, ya ves que debo tener la cabeza llena de nutrias rabiosas.

Entradas más populares de este blog

La Vida Moderna -defensores de la familia I-

La Vida Moderna -defensores de la familia II-

La Vida Moderna -Chairo chaquetas-