La Vida Moderna -Decálogo mundialista-

Amarás al TRI sobre todas las selecciones -debes tener una selección alterna favorita para que realices el cambio de bandera en cuanto descalifiquen al TRI y lo regresen a México (obvio: debes tener una selección alterna favorita a tu selección alterna favorita para que realices el cambio de bandera en cuanto descalifiquen a tu selección alterna favorita y la regresen a su país). No se recomienda una tercera selección alterna favorita porque evidenciará tu calidad de tarado-.

No tomarás el nombre del director técnico en vano -vale madres si siempre ha opinado que México está jodido (no mintió), pero por lana sale, haciendo el ridículo, a alentar al país a ser el de las maravillas y los sueños de caramelo que tanto quiere Calderón. De todos modos con su (nueva) lana (y la vieja) y su verdadera visión del país se va a largar a cualquier otro lado cuando termine de mamar del TRI-.

Santificarás las fiestas -con cerveza, tequila, "sangüishitos" de jamón y de jalea, bon ice de pingüinos sudafricanos, sabritas y chicharrón de cerdo. ¡OJO! Sólo valen las fiestas futboleras, las demás no cuentan y menos si se atraviesa un partido importante, no importante o repetición de cualquiera (lo siento mucho por el día del padre, la marcha del ¿"orgullo"? gay y mi cumple)-.

Honrarás a tu padre y a tu madre -a tu padre como si fuera el director técnico, a tu madre como si fuera la selección. Después del cuarto partido sabremos su destino...-.

No matarás -no se valen sacrificios por la copa del mundial, ya que no se tiene la certeza de que funcionen, se dispensa a los narcos y a los militares por encontrarse en otro tipo de competencia-.

No cometerás actos impuros -ni antes ni durante los partidos. Prohibido los fetiches con balones, fotos de los seleccionados o de la comitiva del director técnico (después se puede hacer con ellos lo que se plazca y más si regresan sin ganar)-.

No robarás -señales de cable, luz, internet, teléfono, albumes de estampitas panini ni productos bimbo, sabritas, refrescos o lo que sea que venga con recuerditos de la selección-.

No dirás falso testimonio ni mentiras -so pena de ser cozcorroneado, recibir sesión de calzón chino o de una buena pamba con pica hielos (sólo se vale si es para decir que el árbitro la trae con el Chicharito, que no fue mano, que nos odian, etc.-.

No consentirás pensamientos ni deseos impuros -se puede, sin embargo, maldecir al contrario, rogar porque se les atore el taco, se les hagan nudo las rodillas, les de malaria, diarrea, dengue, zongo, munga o lo que suene más raro (no conviene dejar a las mujeres ver los partidos ya que sus pensamientos impuros tienden a volar a equipos como Alemania, Holanda, Portugal, Italia, Grecia, etc. dándoles mas poder y fuerza)-.

No codiciarás los bienes ajenos -ni los futbolistas buenos (para jugar, los otros ver el anterior), ni los directores técnicos de otros países, ni las pocas economías sanas que quedan en el mundo, ni los ipads de sobrinos ingratos. De entrada la única cosa a codiciar es el triunfo (que aun no tiene dueño), aunque se puede alentar el sueño de gloria (de concepto, no de una mujer) por lo tanto, no importa que pecados haya que cometer para tener la copa, no importa que reglas romper para tener la copa. Siempre habrá forma de obtener la copa, así, los que lo deseen pueden vender el alma, la salud, el cuerpo, familiares incómodos, ex-presidentes innombrables, presidentes actuales, liderezas sindicales, ex-procuradores babas, ex-esposas, ex-esposos, ex-hijos, secretarios de hacienda por kilo, sacerdotes pederastas, pastores, pastores alemanes, pastores ingleses, samoyedos, gatos de angora, vedettes sangronas, divas, gaviotas, dueñas, al mismísimo TRI (pero al de el Lora), televisoras precolombinas y de las viejas, pejes, chuchos, gregorianos, barrales, barrancas, muertos, peñas, nietos, abuelas, solteros, quedadas, priístas, moneros, panistas, monitos, pedorristas, marcelos, tranvías, metros, kilómetros, peras, mangos, platanos, papayas, melones, pericos, medias, completas, barbies, GIJoes, jefes, empleados, subordinados, etc. Recuerden: sólo la copa importa, sólo la copa vale, la copa por el honor de graysku... del país, la copa da poder, la copa, la copa... rah rah rah!-.

Con un enorme agradecimiento a Cris (La China) por publicar otro decálogo en su blog -molcajete viajero-, nada más que bien escrito.

Comentarios

El Enfermo dijo…
Lo mas importante... no codiciaras mi ayPa'... jijijiji
Pily dijo…
a mi me da miedo eso de no entender el apasionamiento futbolero...


no se si es una cosa bien primitiva de cuando los primeros habitantes que dominaron el fuego gritaban y manoteaban y yo no alcanzaba a comprenderrrrrrr

....

a lo mejor eso me falta comprender para alcanzar esa dicha tan desconocida.
Capitan Frio dijo…
Creo que te deberia dar gusto y no miedo.

Finalmente ve lo que son loshombres promedio del país y todos "entienden" el fútbol.

Eso si dá miedo...
Jajajaja Capi ya tome santo y seña!!!

A este Decálogo le seré tan fiel como a las Gloriosas Chivas Rayadas del Guadalajara!!! jajajaja.

Lo admito, tengo una enfermedad jajaja pero así de neta, neta, neta, YO AMO EL FÚTBOL!!!!

La fiesta esta por empezar y yo estoy LISTAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA!!!!

Besos mi Capi.

Entradas más populares de este blog

La Vida Moderna -corrupción-

La Vida Moderna... bien antigua -La Tierra plana-

La vida moderna -siendo feo-