No medito -ni por encimita-

No hay nada que más me sorprenda que escuchar a alguien decir que puede poner la mente en blanco para meditar. Me pregunto, cómo lo hacen? De qué oscuro secreto echan mano para lograr esa elusiva tarea. Paciencia, me dicen y me miran como si fuera algo que puedes conseguir en el súper a costos nimios.

-Buenas, paciencia?-.
-S'ire, ahí en el pasillo cuatro, juntito de las cajas de "klinetz"-.

No soy paciente, debo confesar, desde luego que si la paciencia fuera un producto en venta, sería adicto a ella. Gastaría más en comprarla, que en cualquier otra cosa!

Después me entero que no sólo necesita ir uno armado de paciencia, que debe tener, también, dedicación y constancia. No recuerdo haber firmado de recibido por ninguna de las dos. Por lo tanto... carezco. Y por lo que sé, tampoco las encuentras en el súper. Son de esos extraños conceptos que se vuelven más etéreos con el tiempo. Entre más tratas de entenderlos, más se parecen a las matemáticas. Tal vez ahí radica todo mi problema, mi absoluta aberración por las matemáticas -bueno, pero eso es harina de otro costal-.

Concentración, le agregan a la receta. Feliz día! Ahora si que la fregué. Si mi periodo máximo de concentración dura lo que un segundero en caminar dos o tres rayitas en un reloj. Si esto lo pudieran entender todas las personas que se quejan de que olvido lo que digo o lo que me dicen, pocos segundos después de haberlo hecho tendría menos discusiones al día.

Me dicen, también, que hay que tener un buen de serenidad... O sea... Cómo se consigue? Existe un mercado negro? Se puede pedir por catálogo? Por Internet? Revisaré con más calma los cientos de catálogos que corren por las oficinas de gobierno, pero lo único que veo son zapatos, chácharas de plástico para guardar más chácharas y cepillos de dientes con forma de princesitas de Disney.

Aconsejan que se medite en un lugar silencioso y cómodo. Tal vez la Luna sea un buen lugar. La oficina está fuera de todo contexto, porque ahí se trabaja y no pagan por ir a intentar meditar. El metro es imposible, como si necesitara explicarlo. En casa? Bueno, si viviera en un lejano castillo irlandés... pero no, vivo en un lugar donde la tranquilidad significa, pequeños corriendo mientras gritan, jóvenes lavando sus coches al unísono con tres estilos de música que pelean por ser lo único que se escuche, vendedores de todo que se desgarran las gargantas tratando de convencer a cualquiera que lo que traen es tan importante como el agua o el aire. A eso hay que sumarle el ronroneo eterno del periférico que nunca se mantiene constante -si por lo menos fuera monótono, podría ayudar a encontrar un estado de consciencia perfecto-.

A pesar de saber las carencias, no pierdo la ilusión de lograrlo un día -o noche-, quisiera darle ese descanso a mi mente. Poder poner la mente en blanco y perder la mirada en un vacío absoluto. Que todos los mosquitos infernales que se han disfrazado de pensamientos escapen por un oído y se vayan de tour por meses y no regresen. Quisiera poder despertar una mañana poseedor de una verdad nueva, fresca, que todavía huela como los coches nuevos o como juguete recién desempacado, porque, la verdad, ya me canse de amanecer siempre con esas verdades que tienen aliento a quinto de cobre y cabellos enmarañados, que están pegadas en la mente como huevos quemados en sartén sin teflón.

Pero por ahora tendré que conformarme con irme a dormir, en medio del caos continuo, escuchando los zumbidos que influyen en mis revueltos sueños y estar listo para en la mañana encontrarme cara a cara con la desilusión de no estar iluminado y no gritar horrorizado.

Comentarios

Anónimo dijo…
Jajajaja no pierdas la esperanza ma... si Michael Jackson se hizo blanco... tú podrías ser paciente y meditar. ¿Por qué no?
Pily dijo…
me es difícil este tema.
Carezco.
De algún modo por no se que asociaciones de la mente me acorde de los lapsos de ausencia... que te vassssssss, son como viajes al infinito en micro segundos que pueden durar hasta dos minutos si alguien de porrazo no te devuelve con un "que te pasa?!".
Te vas... son momentos de vida en puntos suspensivos, yo quiero de manera optimista pensar que igual en alguna parte del alma sea como una semilla de.
El Enfermo dijo…
Ay mi probecito tio Vic.. tantas carencias tuyas me llenan el corazon de congoja y agobio... pero no temas. Aunque aún no las encuentres en el súper, tengamos confianza en que tarde o temprano las podras adquirir con cargo a tu recibo Telmex...
Capitan Frio dijo…
Noooooo... no más cuentas al recibo de TELMEX!!
Hilda Isa dijo…
Ay mi querido Capitán, yo estoy en el mismo canal que tu, así que no te digo que intentemos meditar juntos, porque terminaríamos en el chimes al segundo después de empezar... te mando besos

Entradas más populares de este blog

La Vida Moderna -Chairo chaquetas-

La vida moderna -siendo feo-

La Vida Moderna -corrupción-