Rupert

Rupert no era como los demás príncipes, no cazaba dragones, no comandaba un ejercito y mucho menos peleaba en guerras. Rupert cantaba, componía música, sembraba flores y acariciaba venados. Era vegetariano, hacia ejercicio, muy ordenado y pulcro. Arrancaba suspiros y generaba envidias.

El rey lo ignoraba, la reina, condescendiente lo toleraba y la corte entera se reía a sus espaldas.

Un día, mientras paseaba con los animalitos del bosque, encontró el amor y en ese momento se selló su destino.

Las princesas de cuentos, muertas de celos contrataron a todas las brujas para matarlo, pues había robado el corazón del príncipe azul.

Comentarios

El Enfermo dijo…
No sería pariente del Principe Valium? O a lo mejor del principe encerrado en la torre, a quien rescata el temerario Lancelot en Monty Python's Holy Grial? Suenan a que harian un buen equipo juntos
Muy bueno jaja, me viene a la mente toda la crítica y la teoría de cuentos de hadas tumbada por doña Rupert. Excelente!!

Entradas más populares de este blog

La Vida Moderna -corrupción-

La Vida Moderna... bien antigua -La Tierra plana-

La vida moderna -siendo feo-